viernes, 23 de agosto de 2013

Las tribulaciones de Wilt, Tom Sharpe

-Autor: Tom Sharpe

-Título originalThe Wilt Alternative

-Editorial: Anagrama

-Páginas: 254

-ISBN: 978-84-339-2314-1
Una de las más brillantes e irreverentes farsas del autor, una sátira orgiástica donde el horror arranca carcajadas y en la que nadie se salva del ridículo, ya sea de izquierdas o de derechas, ecologista o partida­rio de la energía atómica, esposo fiel o donjuán irredento: ¡temblad, temblad, malditos! En esta novela, Wilt vive con su mujer, la inefable Eva, entregada a sus sucesivas pasiones alternativas, medicinales, nutritivas, religiosas, etc., y con sus temibles cuatrillizas... El sufrido Wilt alarga sus jornadas en el Politécnico para huir del tumultuoso gineceo que le espera en casa. Hasta que un día Eva alquila una habitación en la planta alta a una estudiante alemana de sólidos encantos, y Wilt comienza a pade­cer los tormentos del amor imposible y la lujuria frustrada. Que, por cierto, no son nada comparados con los sufrimientos que le esperan cuando descubra que la guapa alemana es una despiadada terrorista internacional y reaparezca en su vida el temible inspector Flint... 
Desde que Wilt fue ascendido al puesto de jefe de los Estudios Liberales en el Politécnico de su ciudad, él y Eva se han mudado al barrio de Willington Road con sus cuatrillizas. No es que esté satisfecho con su trabajo, pero es mucho mejor que el anterior y gana más dinero. El problema es que Eva continúa obsesionada con sus alternativas naturales y ha hecho de la casa un jardín orgánico, y las niñas se han convertido en un incordio. Para colmo, a Eva se le ha ocurrido la genial idea de alquilar el piso superior a Irmgard Müller, una joven alemana que hará florecer el apetito de Wilt por las muchachas bellas.

      Opinión Personal      

Hace relativamente poco falleció Tom Sharpe, y hace, también, relativamente poco que he leído Wilt, quizás la novela más aclamada del autor. Bueno, en realidad lo leí hace dos años, pero me gustó tanto que todavía recuerdo a la perfección algunos de sus pasajes. La noticia de la muerte del escritor me recordó lo mucho que había disfrutado leyendo las aventuras de Wilt, y como por mi casa campan a sus anchas cinco o seis libros de Sharpe, me entró el gusanillo de entromenterme de nuevo en la vida de Wilt. Las tribulaciones de Wilt me ha gustado incluso más que su antecesor.

Quizás haya sido porque cuando leí Wilt era más joven, y aunque entendí el libro a la perfección no me llegó de la misma manera que lo hizo ahora. El humor que maneja Sharpe es muy irónico pero también absurdo, a veces rallando en lo ridículo, porque es un humor muy visual; el libro te hace imaginar escenas dignas de El camarote de los hermanos Marx.

La novela podría dividirse en dos partes, la primera más dedicada a sucesos episódicos, y la segunda la que termina convirtiéndose en un lío imposible de resolver y que te mantiene enganchado por el interés que suscita la solución de la trama. En ese sentido me parece mejor elaborado que Wilt, aunque no le quito méritos a este. Personalmente me gustó más la primera mitad del libro, que tiene momentos realmente estelares: tuve que parar para respirar de la risa mientras leía el incidente del rosal espinoso y el cocodrilo sodomizano. Wilt es un personaje tan estoico y Sharpe lo dibuja tan resignado que es imposible no simpatizar con él. La introducción de las cuatrillizas es un salto muy grande si tenemos en cuenta que en Wilt la pareja no tenía hijos, pero es un punto a su favor porque gracias a ellas el autor consigue crear escenas desternillantes.


Todos los personajes siguen siendo tal y como eran, no hay evolución drástica que descoloque al lector, y los nuevos personajes que se incorporan, al ser pasajeros, también son más manejables a la hora de tratarlos. Es por eso que Irmgard, a pesar de ser bastante importante en la novela, no llega a ser el centro de la historia en ningún momento, sino que más bien es todo lo que sucede a su alrededor y los demás personajes involucrados lo que configuran la trama sin llegar a sobresalir unos sobre otros (si exceptuamos a los protagonistas).


Debería darle una relectura a Wilt para confirmar mi opinión, pero por el momento Las tribulaciones de Wilt me ha resultado una novela más cómica, con giros más interesantes y con una trama final más ingeniosa. Todos aquellos a los que os guste la novela de humor debéis probar a Tom Sharpe. Yo os recomiendo la serie Wilt, pero estoy segura de que cualquiera de sus novelas no os va a defraudar.

Veredicto:

Tom Sharpe vuelve a la carga con una novela llena de situaciones burlescas, en una vertiginosa trama donde el irónico humor del autor se plasma en cada uno de los imaginativos personajes.

Nota:
Serie 'Wilt':
1. Wilt
2. Las tribulaciones de Wilt
3. ¡Ánimo, Wilt!
4. Wilt no se aclara
5. La herencia de Wilt

2 idea(s) :

Nina dijo...

Me llama este autor :) y las colecciones de anagrama rara vez me decepcionan

Fesaro dijo...

Me gusta y siento curiosidad con el autor