domingo, 16 de junio de 2013

El guardián entre el centeno, J.D. Salinger

-Autor: J.D. Salinger

-Título originalThe Catche in the Rye

-Editorial: Alianza

-Páginas: 288

-ISBN978-84-206-7420-9
Por expreso deseo del autor, no está permitido que la editorial aporte en su material promocional ningún tipo de texto adicional, información biográfica, cita o reseña relacionados con esta obra. El lector interesado podrá, no obstante, encontrar abundante información al respecto en internet. (Editorial Alianza)
      Opinión Personal      

No voy a ser yo quien haga una sinopsis del libro si el autor en su momento prefirió que así fuera, pero aunque quisiera tampoco sabría cómo hacerla. La novela no tiene una trama en concreto, solo relata las idas y venidas de Holden Caulfield, un chico de diecisiete años que es expulsado (por millonésima vez en su vida) del instituto privado al que asiste. Holden decide no contárselo a sus padres y regresar a casa como si volviese de las vacaciones, por lo que tiene que pasar unas cuantas noches fuera. Narrado en primera persona, El guardián entre el centeno se centra en los tres primeros días desde que expulsan a Holden, y lo hace de una manera totalmente distinta a todo lo que había leído antes.

Es difícil cogerle el punto al libro, Salinger escribe en una especie de brainstorming sin que sepas qué tema va a sacar a continuación. Puede que el protagonista esté bajando las escaleras y mientras lo cuenta enlaza con un recuerdo y te suelta un rollo de mil demonios. Su escritura es muy directa y clara, reiterativa y plagada de redundancias y repeticiones. Es una prosa que imita el modo de hablar que tiene el propio Holden, y aunque al principio las coletillas que utiliza me sacaban de quicio (''Jo'', ''...y todo eso'', ''Me deja sin habla''), terminé por habituarme a la escritura.

Holden es un personaje muy peculiar. Critica lo incriticable y siempre tiene algo malo que decir de alguien, ya que nadie le cae bien. Bueno, hay una persona que sí le cae bien: su hermana Phoebe. Holden ve reflejada en su hermana pequeña la nostalgia por la infancia y la inocencia, y es que el protagonista no se siente a gusto con el salto a la madurez y el mundo adulto que le espera a la vuelta de la esquina. Holden desarrolla una personalidad incierta; bien puede comportarse como un niño y bromear de manera patética con sus amigos, como hablar de literatura, música y pasearse por los bares más elitistas de Nueva York. Desde el punto de vista de Holden el mundo es extraño e incierto, y los adultos, según él, no se paran a pensar que hay cosas más importantes aparte de los estudios y un buen trabajo, por eso no habla mucho de sus padres y la mayoría de los profesores le cae mal.


Tratar de descifrar la personalidad de Holden es tarea ardua, porque nunca sabes por dónde va a salir ni qué va a pasar a continuación, y todo lo que hace lo hace desordenadamente, sin un motivo aparente y solo por pasar el rato. Para adentrarse en la vida de Holden hay que leer El guardián entre el centeno con la mente abierta, o sino os enfadaréis con el personaje cada dos por tres, porque al chico no hay quien lo entienda. Sin embargo, esa es una cualidad del libro que lo hace único e inimitable. Quizás debido a los tiempos que corren, la literatura actual empieza a rescatar la figura de Caulfield para revelarse contra su entorno, e incluso en la literatura juvenil se nota esta proliferación (Las ventajas de ser un marginado, Submarino), pero ninguna otra novela podrá retratar de una manera tan espontánea, natural y directa ese sentimiento de rechazo a crecer y dejar atrás la infancia.

Veredicto:

No puedo resumiros por qué tenéis que leer El guardián entre el centeno, simplemente tenéis que hacerlo.

Nota:

3 idea(s) :

Elena (Bailando entre libros) dijo...

Me ha encantado tu reseña. En serio, creo que coincidimos en todo. Para mí, es uno de los mejores libros que he leído :)

Nina dijo...

No tiene sinopsis! madre mia quiero leerlo.!

Claudiettha J.V. dijo...

Buena reseña^^ La verdad es que suena un libro interesante!

Besos