jueves, 8 de noviembre de 2012

Déjame entrar, John Ajvide Lindqvist

-Autor: John Ajvide Lindqvist

-Título original Låt den rätte komma in

-Editorial: Espasa

-Páginas 456

-ISBN 978-84-670-3508-7
Oskar es un niño que no tiene amigos y sus compañeros de clase se mofan de él y le maltratan. Una noche conoce a Eli, su nueva vecina, una misteriosa niña que nunca tiene frío, despide un olor extraño y suele ir acompañada de un hombre de aspecto siniestro. Oskar se siente fascinado por Eli y se hacen inseparables. Al mismo tiempo, una serie de crímenes y sucesos extraños hace sospechar a la policía local de la presencia de un asesino en serie. Nada más lejos de la realidad.
Blackeberg es una de las ciudades prefrabicadas que se han construido en la década de los ochenta en Estocolmo; una ciudad sin personalidad, sin alma, pero que parece encerrar la esencia de una maldad pegajosa. Esa maldad parece llamar todos los días a la puerta de Oskar, un niño de doce años que es acosado en la escuela por sus compañeros y que, debido a esto, ha desarrollado una faceta solitaria y tímida. Las cosas cambian cuando a su barrio llega una nueva vecina, Eli, la niña que huele raro, solo sale de noche y sabe resolver cubos de rubik.

Para Oskar, Eli es una persona fascinante, ya que reúne todo el coraje que a él le falta para enfrentarse a sus acosadores y parece tener las cosas muy claras. Claro que Oskar no es tonto y pronto se da cuenta de que algo extraño rodea a Eli y a su ''padre''... Con su llegada a la ciudad han empezado a producirse una serie de asesinatos en los alrededores. ¿Tendrá algo que ver en todos ellos esa chiquilla que no levanta dos palmos del suelo? Si es así, ¿cómo?

      Opinión Personal      

Para disfrutar de Déjame entrar en toda su totalidad, hay que ponerse en la piel de los personajes, es decir, leer el libro durante el otoño-invierno, para sentir el frío que ellos sienten, agradecer las bufandas que visten y congelarnos un poco la nariz como los protagonistas, porque gran parte de la belleza de la novela radica en los escenarios y ambientes. En colores, se trataría de una historia azul, negra y blanca con tintes de rojo. Azul, porque es un drama que se camufla muy bien; negra, porque trata temas bastante escamosos; blanca, porque ante todo es una bonita historia de amor y hay mucha belleza en sus palabras; y rojo, porque tiene su buena dosis de terror y sangre.


Empecé el libro totalmente convencida de que se trataba de una novela juvenil ''algo tocha'' con una muy buena escritura, pero a medida que iba avanzando me di cuenta de que se trataba de un libro bastante adulto. No sé a qué edad se considera apropiado leer sobre ciertos temas (la verdad es que yo los límites los tengo muy diluidos, en cambio las editoriales...), pero algunos como la pederastia, el bullying, el asesinato, la soledad o el alcoholismo están perfectamente a la vista, entre otros menos evidentes. El caso es que el autor de nombre impronunciable sabe tratarlos bien sin andarse con tapujos y sin resultar demasiado bruto, y creo que es debido a que los mezcla con el tema principal, que es el amor (tanto en la relación de Oskar con Eli, en la de Oskar con sus padres, en la de Lacke con Virgnia...), creando así un buen contraste.

El libro también habla de cambiar nuestra forma de ser y actuar, pero para bien. Cambiar gracias a y para alguien. Estoy hablando de Oskar, que empieza a cambiar por Eli y a quererse a sí mismo, dejando de infravalorarse. Es una historia de amor muy tierna, como cualquier relación que se puede tener con doce años. Primer fallo del libro: pensé que se centraría más en esta parte, pero el autor le ha dado muchísima importancia a tramas secundarias. En realidad, estas están muy bien trabajadas y no están en la novela a la ligera, sino que guardan una relación directa con el núcleo de la trama, pero aún así, ya se sabe lo que ocurre en estos casos, que al haber historias paralelas unas gustan más que otras y de vez en cuando echas en falta que algunas tengan más peso.

John (me permito la licencia de llamarlo solo por el nombre) escribe de maravilla, en serio, es una verdadera gozada leerlo. No sé cómo lo hace, pero explica muy bien lo que quiere expresar, y tiene una prosa muy lírica sin llegar a resultar rimbombante. Segundo fallo: a partir de la mitad, empieza a abusar de ciertos recursos (frases en cursiva intercaladas en la narración) para que la lectura resulte más efectiva, y consigue lo contrario, pues yo me he dado cuenta del truco y me ha resultado excesivo de más. Quitando ese detalle, nada más que decir, una pluma fantástica. Aunque es obvio para el ojo lector el misterio que envuelve todo, el escritor sabe guardarse bastantes sorpresas para el desenlace y conduce bien la historia sin desvelar los datos a la primera. En este caso, el ritmo está perfectamente dosificado y se equilibra durante toda la novela con los momentos de más acción. Aún así, reconozco que tiene un ritmo lento, pero le va bien al tono del libro.

Y claro, la novela es buena porque tiene unos personajes muy bien trabajados. Lo que más me ha gustado de ellos es que son muy humanos, tienen reacciones normales y adecuadas a su edad. Por ejemplo, Oskar sufre más por sus padres separados que por su relación con Eli. Es totalmente lógico, puesto que tiene doce años. Por poner otro ejemplo, Lacke, cuarentón alcohólico que no hace nada en su vida, sueña con poder irse al campo y formar allí una familia para no sentirse tan solo. Con esto quiero referirme a que sus motivaciones están relacionadas con las circunstancias tanto físicas como sociológicas que les rodean, no actúan a la ligera y porque sí. Lo dicho, unos personajes tan bien construidos que son la esencia misma de la novela.

Pese a todo, y aunque me ha parecido un libro buenísimo, tengo que decir que me ha gustado más la película (la sueca, la original). Es una de las pocas excepciones que me he encontrado, pero todo hay que decirlo, Déjame entrar es una de mis películas favoritas y no siempre va a ser compatible con la calidad del libro. Si habéis visto la versión americana y no os gustó, dadle una oportunidad a la película original y al libro (antes, a poder ser). Os aseguro que es una novela que merece la pena.

Veredicto:

Una novela muy ''sinestésica'' que apoya su pilar más fuerte en la forma de narrar del autor y unos personajes bien trabajados.

Nota:

3 idea(s) :

poy dijo...

Pues yo vi la película, la sueca, y no me hizo especial ilusión. Es verdad que la vi hace un tiempo y sin mucho interés, pero creo recordar que aunque me gustó, me pareció lenta y... rara xD
Aun así, creo que el libro sí que me gustaría, aunque tu pienses que la película es mejor xD
Gracias por la reseña ;)

Nina dijo...

Oh lo quiero ♣♥♥♥♥♥♥
hace tiempo lei como 30 paginas y fue increible!!!!! me dio mucha rabia no poder terminarlo U_u

Fesaro dijo...

Me han hablado super bien del libro y tengo la peli en casa a la espera de verla